París

 

París va siempre va unida a una esencia mágica que siempre que la visito se apodera de mí. La magia de París. Es el misterio que desprenden muchas de sus esquinas, edificios, iglesias y bares. Sobre todo durante la noche, cuando se respira más calma y sólo son unos pocos los que caminan por sus calles y arrabales. Durante la media noche, sentir como la brisa del río Sena acaricia el rostro y ver en él reflejado la luz de la luna desde cualquiera de sus famosos puentes. Y de lejos, oír el chirrido del metro mientras se desplaza por los raíles del Pont de Bir-Hakeim.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s