Esas horas que te favorecen

ciutat

Una ciudad desierta, una ciudad que reposa a altas horas de la madrugada. Sí, cuánto placer verlas así, en tal estado de paz y sosiego. Llegan a tener hasta una connotación sensual, como cuando una mujer se libera de toda barrera de protección, incluso de la ropa y el maquillaje, y permite que la exploren, que descubran todos sus rincones y sus pensamientos más profundos.

Pocos sitios tienen tanto encanto como una ciudad desierta, a las cuatro de la madrugada. Verla a esas horas donde el vicio y ocio de criaturas nocturnas se mezcla con el juicio de los más madrugadores. Ella, la ciudad, reposa debajo de un cielo negro donde no habita ni una estrella, solo algunos aviones que se aproximan al aeropuerto más cercano. Ni un alma camina por sus aceras y apenas se oye, a lo lejos, un camión y una factoría trabajando a todo motor. El viento gélido congela cada rincón dónde consigue colarse.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s