No te cortes

Regálame una mirada, cobarde. A ti no te cuesta nada. Para mí, el precio es incalculable. Regálame una de esas que van acompañadas por una tímida sonrisa que arquea los labios pero no enseña casi la dentadura. Un regalo tan barato y al mismo tiempo tan preciado. No seas cobarde, alza la vista, y fíjate en tu alrededor, regala más alegrías y de bien seguro serás muy obsequiado también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s